Carga por inducción: una solución cada vez más viable para los coches eléctricos

El grupo Stellantis experimenta en Italia una novedosa tecnología de transferencia de energía sin cables destinada a los coches eléctricos.El circuito donde lo está haciendo, diseñado especialmente para este tipo de pruebas y bautizado con el nombre de “Arena del Futuro", prefigura el tipo de infraestructura que en un futuro podría equipar algunas carreteras, aportando con ello un avance considerable en términos de autonomía.
Carga por inducción: una solución cada vez más viable para los coches eléctricos
©Stellantis

El “Arena del Futuro”, situado en las inmediaciones de Chiari (región de Lombardía), demuestra el potencial que tiene la carga por inducción dinámica para los vehículos eléctricos: Stellantis lo está utilizando para poner a prueba su sistema en varios modelos, entre ellos el nuevo Fiat 500.

La DWPT (o transferencia dinámica de energía sin cables) permite aumentar sensiblemente la autonomía de los vehículos eléctricos y disminuir en consecuencia el estrés que provoca tener que encontrar rápidamente un punto de carga cada vez que la batería se queda casia vacía. Stellantis insiste asimismo en la inocuidad del campo magnético, totalmente inofensivo para el conductor y sus pasajeros.

La tecnología se basa en una serie de bobinas situadas por debajo del asfalto, las cuales envían la energía directamente a los vehículos (coches, camiones o autobuses) que circulan por la superficie. Durante este tiempo, el vehículo deja de consumir la energía almacenada en su batería. Para que el sistema funcione correctamente, el único requisito es que cada vehículo esté equipado con un “receptor” específico, encargado de hacer llegar la energía procedente de la infraestructura vial al motor eléctrico.

El día de mañana, la tecnología desarrollada en el “Arena del Futuro” podría implementarse sin problema en determinados tramos de carretera. Cabe destacar que el sistema funciona sea cual sea la velocidad del vehículo, por lo que, llegado el momento, no habría impedimento para instalarlo en autopistas.

Basándose en este mismo principio, el municipio de Karlsruhe, en Alemania, tiene previsto equipar varios cientos de metros de un tramo de calzada con esta tecnología: el objetivo es suministrar energía a los autobuses eléctricos de la ciudad mientras realizan su servicio.

El principio de carga por inducción, no obstante, no es nuevo. La empresa española Premium PSU, por ejemplo, presentaba a principios de este año un novedoso sistema de carga sin cables destinado a vehículos, el cual debería de estar en el mercado de aquí a 2024. Dado que el sistema es igualmente operativo tanto con el vehículo en marcha como parado, la idea es poder cargar el coche colocándolo directamente sobre una plataforma diseñada al efecto. Ya en 2018, BMW presentaba su propia solución de carga sin cables destinada a los híbridos recargables de la marca.

Descubre las pruebas del Arena del Futuro en vídeo: youtu.be/mFyJg6f9v84